viernes, 5 de agosto de 2011

La lluvia se esconde debajo de las piedras

para saltar cuando menos imaginas

y viajar contigo.


Espera. Espera.


He encontrado trocitos de aluminio.




Nada cruzará contigo al otro lado.


¿Sonreír?





Me debes el verano de Dos mil ocho.